lunes, 20 de febrero de 2012

Cuando me derrumbo, pienso que no soy de este mundo.





Hay muchas clases de dolores, igual que muchas formas de sentirlo, de notarlo o aceptarlo. El dolor en su menor o mayor escala siempre crea un sufrimiento que hace inestable a la persona que lo padece. El dolor en todo su esplendor se presenta sin ninguna timidez, casi al desnudo, se pasea recorriendo tus zonas más delicadas y débiles con su único propósito de dejarte caer en sus redes mejor elaboradas. Qué pequeña y grande  palabra, qué sentimiento, qué sensación, quién no ha sentido alguna vez dolor.

De todos los dolores para mí el más cruel y forzudo es aquél que penetra en ti en forma de sentimiento (no se puede calcular, cuesta hasta de puntuarlo), el dolor psicológico es el peor entre todos ellos. En su forma más abstracta ataca en todas las heridas abiertas, haciendo padecer una agonía de tristes sentimientos. Sólo el tiempo deja cicatrizar su huella, pero antes debemos aceptar aquello que nos está provocando ese sufrimiento, descubrir de dónde proviene esa frustración que nos está desequilibrando emocionalmente, que no nos permite respirar con fluidez ni pensar con total coherencia. Debemos, en compañía aunque a veces también en soledad, reforzar nuestras carencias y aprender de lo que en ese momento nos está ocurriendo. Y con todo el amor crecer en silencio, sin apenas darte cuenta, irás avanzando en su trayectoria, con positivismo, destruirás su núcleo y dejará un melancólico recuerdo.

El físico, es el dolor más fácil de controlar aunque se necesita mucha práctica, suele ser por momentos (a veces dura más, otras veces menos). Podemos detectarlo, palparlo incluso casi tocarlo (muchas veces lo tocamos). Ingenuamente se presenta en la zona afectada, pero hábilmente sube hasta debilitar tu mente y hace pensar únicamente en él. Por eso he encontrado en la meditación y la parte, un poco impulsiva, de la acción para olvidarme de él, igual que antes decía que se tenía que aceptar ahora hay que omitirlo, imaginando que es un cero a la izquierda. Si únicamente nos centramos en él le damos fuerza, utiliza su inteligencia para crecer y ser aún mayor, así nos puede dejar tumbados, rendidos y aplastados en cualquier rincón, sintiéndonos destruidos, arruinados y afectando tus zonas más sensibles, uniéndose al otro dolor y afectando a todo tu cuerpo y a todo tu ser. Con nuestra fuerza debemos luchar contra él sin dejar que entorpezca nuestro día, intentando apartarlo sutilmente y fugazmente irá esfumándose. Al menos yo es el que más disfruto en compañía con el calor de la gente sobre todo alrededor de las personas a las que más quiero, en soledad se hace menos llevadero, ayudan a no darle pie, a seguir con su  camino y lo podemos llegar a exterminar. Ya lo he comentado antes con práctica podemos controlarlo al menos parte de él. 

Tal vez los dos dolores que he nombrado son los más comunes, pero quizás esa sea la razón por la que los he elegido, no por ese motivo dejan de ser complejos o fáciles de llevar sino todo lo contrario. Sus similitudes a veces confunden el poder saber de cual de ellos se trata. En cambio suele ser más sencillo hablar del segundo dolor,  (miles de veces escuchamos: me duele la barriga, estoy maread@, no me encuentro bien…en cambio es mucho más complicado, escuchar en voz nuestra, el dolor psicológico aquel que la causa no es física, no encuentras a una señora en el mercado explicando la sensación que siente al sufrir por la pérdida de un ser querido, los sentimientos que no controla sobre la separación, etc.) en cambio opino que deberíamos hacer todo lo contrario, ignorar el dolor físico (así no recrearnos en él) y aceptar y dejar que fluya en formas de palabras ( por supuesto con un clima favorecedor, de una íntima compañía y haciendo algo que te guste o te relaje) haciéndonos sentir desahogados y consiguiendo realizar nuestra misión, desalojarlo de nosotros. Como con el otro dolor debemos saber analizar profundamente de dónde proviene, que hay detrás de todo esto, averiguar que se esconde y produce ese mal. Las técnicas de medicina natural, la medicina alternativa pueden ser una gran ayuda, aunque sobre todo creo que debemos fortalecernos interiormente y conseguir madurar  hasta llegar al punto de poder controlar el dolor.

Para los dos dolores, al menos yo, jamás (aunque esto también lo he debido de aprender) me contengo las lágrimas, creo que es una reacción natural, debemos expulsar parte del dolor a través de ellas. Tampoco te dejes enganchar, llora lo suficiente, ni mucho ni poco, sáciate del lloro pero también aprende a dejar de llorar, aprende a pasar un duelo lo más amablemente que puedas.

Igual que hay formas de minimizar el dolor, de conseguir que no sea tan profundo y podamos llevarlo mejor, también debemos aprender a que no nos puedan hacer daño.
En esta vida no debes permitir que nadie que no quieras, absolutamente nadie que no te quiere ni quieras, te pueda hacer daño, el dolor es tan sublime, si no pertenecen a tu vida si no son parte de tu vida automáticamente tu paz interior actuará sin dejar huella ni paso al sufrimiento, por ese motivo debes reforzar tu yo interior y cuidarlo al mismo tiempo que lo amas.





viernes, 17 de febrero de 2012

Un beso, y nada más.

En el momento en el que recuerdo el primer beso, es inconfundible, notas ese cosquilleo que no sabes si es placer, gusto, miedo, uno siempre aprieta más de la cuenta los ojos, cómo queriendo hacer el impulso rápido para que dure mucho más, otro más relajado sabiendo que le va a encantar lo que va a probar, que jamás se querrá separar, y que será algo que siempre recordarán, pasado esto necesitas abrir los ojos para darte cuenta que lo que está pasando es real, que de verdad tienes a esa persona delante después de tanto esperar, después de tanto llamar, de tanto llorar, de tanto pensar en cuándo será, ese momento ya lo tienes, no lo quieres dejar escapar, pero sabes que se tiene que terminar, que para siempre no puede durar, pero aunque lo sepas no puedes dejar de mirar, de desear que no se acabe jamás, que no llegue la hora de marchar, de separar, de mirar hacia el lado y pensar "ahora que hará", de tener esperanza de que en cualquier calle os podéis encontrar, y aunque sabes que no va a pasar, prefieres pensar así, que pensar que jamás os volveréis a mirar, a besar, a abrazar, necesitas el último beso, el último abrazo para despertar, para saber que esto tiene que acabar, pero que siempre recordarás cómo lo más especial que nunca te podría pasar. No dejes pasar algo por miedo a perder nunca sabes de quién te vas a enamorar, ni quién te hará palpitar.

martes, 14 de febrero de 2012

TE QUIERO, COMER.



Que aunque parezca extraño
Te quiero devorar..

En una esquina de su boca
Se dejó estrellar
Como la ola que se entrega a la roca.

sábado, 11 de febrero de 2012

Si esto no es amor, entonces ¿qué es?.


Te necesito siempre, quiero tenerte y no puedo, siento que te vas cuando sólo te tengo en mis dedos ya te estás desvaneciendo, me dejas con el frío, te llevas la calor y haces que me sienta vacío, cómo un niño sin juguete, cómo un hombre sin su mente, haces que sólo tenga pensamiento para ti, que nadie se interponga en hacerte feliz, sé que esto es imposible, pero también sé que si la vida fuera fácil tú estarías aquí conmigo haciéndome de abrigo.

jueves, 9 de febrero de 2012

NADA.

Just gonna stand there and watch me burn
Well that’s alright because I like the way it hurts
Just gonna stand there and hear me cry
Well that’s alright because I love the way you lie
I love the way you lie

miércoles, 8 de febrero de 2012

SOLA EN MEDIO DE LA CIUDAD.




Carolina, trátame bien,
no te rías de mí,
no me arranques la piel.
Carolina, trátame bien
o al final te tendré que comer.
M-clan

martes, 7 de febrero de 2012

SIN TI EL RON ME SABE A MAR.

Creo que los lugares en que he estado y las fotografías que he hecho durante mi vida, me han estado conduciendo hacia ti.

sábado, 4 de febrero de 2012

Observan, pero se la pela.


Hay veces que mi mente se desfasa y mi corazón se vuelve inerte.
Idos de la olla y todo por culpa de una sociedad inculta que te insulta antes de preguntar.
No sé, a veces pierdo la cabeza.
Tengo dudas acerca de la humanidad a veces creo que en realidad ya no pensáis, que sólo sois máquinas. 
Lágrimas en tus mejillas se congelan ante miradas gélidas de los demás que observan pero se la pela.
¿Quién busca pelea en esta aldea?
En que intentar escapar de esta mierda es cómo salir de una tienda de Ikea.
¿Quién quiere acabar bajo este suelo que piso?
A veces miro al cielo y créeme no veo el paraíso.
A veces crees que nada es justo y ves todo va en tu contra,
 a veces vives la vida loca y ya nada importa.
A veces crees en ti, a veces ya no crees en nadie,
a veces quieres vivir, otras, morir para olvidarte.
A veces el tiempo parece que se detiene, una voz en mi interior siempre me recuerda que no me muerda la lengua. 
Anestesiadme el alma porque me duele el corazón ya no noto mis latidos,
 estoy roto, ya no siento, floto por la habitación cómo este humo que me quita el aliento.
A veces creo que la vida es demasiado corta 
y que necesitamos otra para entender lo que realmente importa.
Otras quisiera estar  más cerca del infierno,
si la gente es fría, la vida es un eterno invierno.

viernes, 3 de febrero de 2012

EN QUE FUÉRAMOS ALGO MÁS.


Me decían que cómo la quería, que algún día la perdería y que se cansaría, pero nadie me dijo que esto seguiría. Sólo ella, ella era la que más creía (a día de hoy creo que se lo hacía) en esto, en que fuéramos algo más que todos los demás, en que me derritiera sólo con abrazarla por detrás, y en que me muriera al escuchar un: “Si tú te vas”.
Un día cuando llegué allí donde siempre estaba, me dijeron que se había marchado, que me había dejado una carta y que no la extrañara. Y me preguntaban por qué la amaba…

jueves, 2 de febrero de 2012

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...